Mary Asexora es el blog de María José Ponce, una psicóloga enfocado a las diferentes ramas de la sexología, desde revisiones de producto hasta visitas lugares relacionados donde da su opinión sincera sobre lo que ha visto.

Nos hemos conocido primero en las redes sociales pero pronto nos desvirtualizamos en el evento de inauguración de Oh Lilith! al que vino muy curiosa a conocer más sobre nuestro proyecto. Si quieres leer el artículo original, lo tienes aquí.


Esto es lo que dice María José de nosotras:

Hace un par de semanas, tuvo lugar la inauguración de la eroteca online Oh Lilith! en el Voltá Café de Madrid, y como yo no me pierdo un sarao, pues allí que me planté. Algunas cuestiones que se plantearon en esa presentación fueron de lo más interesantes y me gustaron bastante, por lo que hoy queridos hermanos, estamos aquí reunidos para conocer un poco mejor a Oh Lilith! y difundir su filosofía:

Tarjeta de visita de Oh Lillith! y tres preservativos de sabores: fresa, menta y arándanos    

Empecemos por explicar su nombre, ¿os parece bien? Lilit o Lilith, según diversas tradiciones judías, se considera la primera esposa de Adán (antes que Eva). Ella le terminó abandonando porque se sentía ofendida al estar sometida a Adán, hasta el punto de rehusar a tener sexo con él porque no quería estar debajo de él. La idea es simple: si tú y yo estamos hechos de lo mismo, ¿por qué tengo que estar yo simpre sometida? El caso es que un día ya no aguantó más y se marchó del Edén. A partir de ahí, hay una leyenda chunga de rapto de bebés y de demonios que usaban su erotismo y seducción como armas en la que no vamos a entrar, porque eso no forma parte de la filosofía de nuestra eroteca Oh Lilith!, o eso espero…

El caso es que nuestra actual Oh Lilith! toma este nombre porque quieren buscar y obtener ese placer independientemente de presiones sociales, sin estar sometidos a nada ni nadie, es decir, disfrutar del sexo porque sí (tampoco entiendo otra motivación) y todo ello bajo unos criterios de calidad que incluyen revisar todos sus productos, cercanía, atención personalizada, es decir, no emiten una respuesta automatizada del tipo: hemos recibido su consulta y a la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted (os suena, ¿verdad?) y materiales respetuosos con los animales (productos de piel artificial) y seguros (silicona de grado médico). De todas formas, por si queréis cotillear un poco más sobre ellas, os animo a visitar su propia web.

Quisiera contar primero tres ideas que plantearon y que me encantaron y luego vemos, muy brevemente, algunos de los juguetitos que Oh Lilith! se llevó a la presentación porque más adelante, espero poder traeros alguno aquí como juguete de la semana y verlo de forma más detallada. Empecemos entonces por las tres cuestiones que plantearon y que me entusiasmaron:

  • Categoría de sus productos por usabilidad, no por género. Si entráis en su web, cosa que os animo a hacer desde ya, veréis que los juguetes están categorizados en función de su uso y no por la típica categorización de hombre, mujer o gay. A mí me parece un detalle muy importante, porque de esta manera no se encasilla o etiqueta a nadie. Tú quieres un vibrador, pues muy bien, te vas a la sección de vibradores y eliges en función del uso que le quieras dar (anales, clitorianos…) o el tipo que más te guste (clásico, conejito, balas…)  independientemente de tu orientación sexual.
  • Estética/fotografías de la web realista y cuidada. Nada más entrar en la web de Oh Lilith!, uno se da cuenta de que está hecha con buen gusto y que se cuida muy bien la fotografía. De la misma manera que yo he reivindicado aquí mil veces que no me gustan los ajados sex shops de luces de neones, tampoco son de mi agrado esas webs eróticas que mantienen esa estética de colores chillones y fotos de modelos realizadas más con la idea de “enseñar cacho” que producto en sí mismo.
  • Descripciones útiles de productos. La idea que plantearon es la de ir más allá de la típica descripción que facilita el fabricante o marca. Ellas lo explicaron muy bien, poniendo como ejemplo que comprarse un vibrador no es comprar una lavadora en la que te tienes que leer un listín con velocidades, revoluciones, dimensiones… Evidentemente, hay que poner ese tipo de datos (tamaño, si es resistente al agua, tipo de pilas que se necesita…) porque son prácticos, pero habría que ir un poco más allá, hacer una descripción más personal, más cercana. Sin ir más lejos, yo he tenido que meterme en unas cuantas tiendas eróticas online para buscar información de algún juguete de la semana, y muchas veces me las he visto y me las he deseado para encontrar un dato, una frase, algo que se saliese del guión del fabricante y me diese algo de luz ante alguna duda que se me plantease al escribir sobre ese juguete. Esta “molestia” de ir más allá de los cuatros datos que facilita el fabricante/marca, es muy de agradecer.

Este es un resumen, muy resumido de lo que se planteó en esa presentación. Tengo que decir que ellas lo explicaron mucho mejor y con muchísima más gracia que yo, sobre todo porque las fotos que pusieron para reforzar sus teorías sobre las fotografías y descripciones webs, dieron lugar a comentarios y momentos muy ocurrentes y graciosos.

Y ahora vamos con los juguetes. Aunque no hubo un gran despliegue de medios, pero bueno, tampoco es que hubiese mucho espacio, hubo algún juguetito que me llamó la atención. Aquí tengo que decir, que aunque realicé fotos del evento y de los juguetes, al descargarlas al ordenador, comprobé que la calidad de las mismas dejaba bastante que desear, por lo que he tenido que echar mano de las fotos de la propia página de Oh Lilith! que son mucho más chulas y realizadas por profesionales y no por una servidora que tiene un pulso como para robar panderetas…

  • P-spot plug. Esto que suena así un poco extraño, es un plug anal y vaginal. Yo lo que os puedo decir es que era de los más suave, tenía un tacto muy agradable:

CÁPSULA

  • Mordaza de hueso. Yo esta mordaza la veo ideal para iniciarse en el bondage, porque estéticamente no es tan agrasiva como puede ser la típica bola, no es muy gruesa y es bastante blandita, por lo que “no agobia” en exceso.

mordaza de hueso

  • Liguero con piñón de bici. Sinceramente, de todos los juguetes, este es el que más me llamó la atención. Están hechos a mano por K(l)ink con cámaras de rueda de bicicleta. Reciclaje, erotismo y artesania, tres en uno, me encanta la idea.
 IMG_6438-2-800x800

Y hasta aquí este pequeño resumen de la inauguración de esta eroteca online de Oh Lilith! Espero que después de leer esta entrada, os pique la curiosidad un poco y os animéis a navegar por su web, yo creo que no os va a decepcionar y deseo que tengan un gran éxito, porque la idea de tienda que plantean me gusta bastante.

¡Hasta la semana que viene!