El sexo anal sigue siendo el gran tabú de los hombres heterosexuales. Por lo menos cuando del ano del que hablamos, es el suyo. Pese a ello cada vez más empiezan a tener curiosidad por explorar esa área y a identificarla como zona erógena y a perder el miedo a hablar del tema. Sobre todo sabiendo que precisamente en el ano se encuentra el punto P.

Como en todo lo sexual, las prácticas anales están sujetas a gustos, estímulos, sensibilidades y fantasías, y como todo lo que asusta al principio, mejor poco a poco y con cuidado.

Pero empecemos por el principio ¿Que es exactamente el pegging?

Es el hecho de penetrar a tu compañero sexual con un dildo, con o sin arnés. Aunque el término sea relativamente reciente, la práctica no lo es. Simplemente cada vez hablamos de sexo con más naturalidad y desvinculando el juego anal (práctica) con la homosexualidad (orientación) entendiendo que, obviamente ambas cosas no guardan ninguna relación.

¿Como hacer pegging?

Si no tenéis experiencia, lo ideal es que empecéis de forma gradual. Explorar y relajar el área sería un primer paso para ver como se siente él con el juego. Es algo excitante pero cuando las personas nos ponemos nerviosas tendemos a tensar el cuerpo y a contraer el ano, por eso hay que ir cogiendo confianza y soltando poco a poco. Un aninlingus puede ser una buena forma de disfrutar y relajarse sin miedo al dolor.

Es importante no intentar hacer todo en un día, ya que los músculos del ano se entrenan. Ir estimulando el área, observar como dilata y según la respuesta avanzar más o quedarse en un punto cómodo. A la hora de introduccir objetos es buena idea empezar con un dedo (cuidado con las uñas largas)  o con un dildo mini como este, acompañados de un lubricante específico para sexo anal que ayude a relajar y dilatar la zona. También podéis haceros con un kit de iniciación anal tan completo como este.

Una vez superado el estadio de principiantes y ponernos a elegir dildo, es muy importante que este sea de calidad. Evita materiales porosos como jelly porque coge olores, no son fáciles de limpiar y al ser porosos absorben absolutamente todo. Hazte con un dildo de silicona de alta calidad, como estos de tantus, que puede durarte muchos años con unos cuidados mínimos. Hay 3 tamaños, el pequeño es perfecto para personas que no dilatan muchísimo o para las que sea primer dildo anal. También existe este kit que incluye el arnés. No olvides usar mucho lubricante, ya que el ano no produce lubricación y busca una postura en la que os sintáis cómodos.

Te mostramos algunas de las más populares y sencillas ilustradas por Lucy Macaroni.

 

Y recuerda… ¡Creatividad al poder!